Comprender El problema

Fred Rubim - J. Krishnamurti

El problema, si lo ama, es tan hermoso como la puesta de sol, pero si está en contra nunca lo comprenderá.

La mayoría formulamos preguntas esperando una respuesta <<si>> o <<no>>. Es fácil preguntar << ¿Qué quiere decir con eso? >>, y después cómodamente dejar que yo se lo explique. Resulta mucho más arduo descubrir la respuesta por uno mismo, investigar el problema con tal profundidad, con tal claridad y sin ninguna distorsión, que el problema termine. Eso solo puede suceder si la mente está realmente en silencio cuando afronta el problema;  el problema, si uno lo ama, es tan hermoso como una puesta de sol, pero si está en contra nunca lo comprenderá. Casi todos resistimos el problema porque tenemos miedo del resultado, de lo que puede suceder si seguimos adelante, de modo que perdemos el sentido y el alcance del problema.

La libertad primera y última

———————————————————————————————————————–

Uno sólo puede ver con claridad si la imagen no interfiere –la imagen como conocimiento, pensamiento, emoción, etc.-; únicamente entonces es posible mirar, escuchar, comprender. Seguro que a todos nos ha sucedido que, de pronto, después de discutir, de cuestionar, de argumentar, etc., la mente se queda quieta y uno ve, exclama: << ¡Dios mío, comprendo! >>. Ese comprender es acción, no es una idea, ¿entienden?

Ojai, quinta charla, 12 de noviembre de 1966, Obras completas, tomo XVII

———————————————————————————————————————–

De modo que la mente consciente, al darse cuenta de que necesita quietud, permanece quieta; entonces, el inconsciente saca todo su trasfondo, todo su contenido; de la misma manera que si uno observa un árbol, una mujer, un hombre o un niño, todas las respuestas, los motivos, los rincones obscuros y ocultos de la mente afloran y se comprenden de inmediato por que la mente consciente no está juzgando, no está valorando ni comparando. La mente consciente está ahí, observando en completa quietud, porque ha dejado de buscar y de perseguir experiencias; en ese momento verán, si es que han llegado tan lejos, que todo el contenido de la consciencia se ha vaciado […]. Cuando uno comprende, esa comprensión en sí misma es acción que sigue y sigue incluso a pesar de uno, tanto si nos gusta como si no.

Nueva Delhi, sexta charla, 10 de noviembre de 1963, Obras completas, tomo XIV

———————————————————————————————————————–

Espero que todo esto no les parezca abstracto y difícil, pero aunque así sea, por favor, escuchen. A pesar de que no comprendan del todo lo que se está diciendo, el acto mismo de escuchar es como plantar una semilla en tierra fértil; si la semilla tiene vitalidad y la tierra es rica, nacerá un brote; uno no tiene que hacer nada más. De forma similar si son capaces simplemente de escuchar y permiten que la semilla caiga en la matriz de la mente, esa semilla germinara, florecerá y generara una acción que será involuntariamente verdadera.

Nueva Delhi, octava charla, 4 de marzo de 1959, Obras completas, tomo XI

La Vida es Accion

Anuncios

Comprender la Relación, Acción

Para comprender hasta el final el extraordinario movimiento de la vida que es relación, acción, uno debe tener esa libertad que sólo llega cuando entrega su mente, su corazón y todo su ser.

Como saben, cuando alguien ama algo – uso la palabra amor en su sentido total, no me refiero al amor de Dios o del hombre, al amor profano o divino, esas divisiones no son amor en absoluto –, cuando uno ama, entrega su mente y su corazón, eso no significa que se comprometa con algo, lo cual es por completo diferente. Si entrego mi mente, mi corazón, y me comprometo con una acción determinada, ya sea sociológica o fisiológica, comunista o religiosa, eso no es entregarse, eso es solo convicción intelectual, la sensación de estar siguiendo algo que uno debe hacer para mejorar, mejorarse así mismo, a la sociedad, etc. Les hablo de algo totalmente diferente.

Cuando uno entrega su corazón, es consciente de absolutamente todo lo que está en el ámbito de esa comprensión. Hagan la prueba cuando quieran; espero que lo estén haciendo ahora mismo a medida que escuchan lo que se está diciendo. El hombre que dice <<lo intentare>> está perdido por que el tiempo no existe, únicamente existe el ahora. En caso de que lo estén haciendo en este momento verán que, si entregan su corazón, eso es una acción total, no una acción fragmentaria, forzada, ni una acción conforme a un determinado patrón, modelo o formula. Si entrega todo su corazón a algo vera que lo comprende de inmediato, al instante, lo cual no tiene nada que ver con el sentimentalismo, la emotividad o la devoción; todo eso es demasiado pueril. Para entregar el corazón se necesita inmensa comprensión, energía, claridad, y uno no puede ver con claridad si no está libre de su tradición, autoridad, cultura, civilización y de todos los modelos de la sociedad. No se trata de escapar de la sociedad, de retirarse a las montañas o hacerse ermitaño si quiere comprender la vida; todo lo contrario. Para comprender hasta el final el extraordinario movimiento de la vida que es relación, acción, uno debe tener esa libertad que sólo llega cuando entrega su mente, su corazón y todo su ser. En ese estado hay comprensión, y cuando hay comprensión no hay esfuerzo; es un acto instantáneo.

Madrás (Chennai), primera charla, 16 de diciembre de 1964
Obras Completas, tomo XV

La Vida es Accion…