Basta Tener un Corazon Loco

1277586495_850215_0000000000_sumario_normal

Había una vez un rey poderoso que gobernaba a un valiente pueblo; era temido por su poder y amado por su sabiduría. Cuentan que en aquella región había un pozo de agua fresca y cristalina, del cual todos los habitantes, incluyendo al rey y los cortesanos, bebían.

Sucedió que cierta noche mientras todos dormían, una bruja penetro hasta el centro del pueblo y derramo siete gotas de un elixir extraño en el pozo de agua, pronunciando estas horribles palabras:

– De ahora en adelante, todo el que beba de esta agua quedará loco, irremediablemente loco.
A la mañana siguiente, todos los habitantes conforme fueron sintiendo sed, se acercaban a beber agua del pozo y sin remedio fueron enloqueciendo.

El rey y su chambelán se quedaron dormidos y no acudieron a beber el agua a la hora acostumbrada. Y pasó lo incomprensible. Aquel día los habitantes gritaban en las calles y en la plaza principal del pueblo: “el rey está loco” y el griterío aumentaba cada vez mas repitiendo lo mismo: “El rey y su gran chambelán han perdido la razón…” No podemos ser gobernados por un rey loco…”Debemos destronarlo”.

Al anochecer de ese día, el rey ordenó que le llevasen agua del pozo en un vaso de oro, porque su sed había llegado al límite, al recibirla la bebió con avidez y dio a su chambelán para que también la bebiese.

En ese momento volvió la armonía al pueblo, en las calles, en las esquinas, en la plaza y en todo aquel lugar aumentaba el regocijo y el buen ánimo porque el rey y su gran chambelán habían recobrado la razón.

***

Es lamentable pero cierto. Si las cosas no se ven como las ven los demás, se corre el riesgo de ser excluido y de ser llamado loco. La gente desea que se tome de la misma agua que ellos beben para aceptar el dialogo y a la cordura. Los que se atreven a alimentarse de sus propias fuentes son vistos con extrañeza, como locos, cuando el único error, si acaso es un error, es tener ideas y percepciones diferentes acerca de la realidad y el mundo que les abarca. Ya se aprendió a vivir con cierta insania que se hizo hábito y costumbre. Pero podemos superar y corregir todo aquello que tenga algunas gotas del elixir que provoca la locura. Si todo está vivo, lleno de vida ¿Por qué no amarlo? ¿Por qué no entablar dialogo con piedras, plantas y animales? Y ser como aquél hombre de corazón inmensamente grande que llego a sentir al árbol de almendro como a un hermano. Dicen que lo veían abrazado a él constantemente y tarareando la misma canción que el árbol cantaba. De igual manera se comunicaba con plantas y animales, oía sus voces y les respondía con el mismo idioma que se entiende a la perfección: el del amor.

Tal vez para la mente lógica los hechos de San francisco de Asís sean una tontería, pero no es así, estaba tan lleno de amor que lo percibió en todos los seres vivos, tuvo la capacidad de escuchar el canto de la naturaleza y se hizo hermano de los animales y las estrellas. Lo único significativo es el amor, no se puede creer en él, solo se siente y se tiene.

“No me da miedo mañana, porque he visto ayer y me encanta hoy”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s